Y si el empleo no es la solución

El paro es la gran preocupación de los españoles y reducirlo la gran aspiración de todos los partidos. Ahora mismo tenemos 4.791.400 de parados y surge una pregunta incómoda, ¿es posible crear tantos puestos de trabajo como los que necesitamos?

En realidad, el objetivo de la economía política no es el de crear empleo. Lo que debería es garantizar la supervivencia o bienestar de todas las personas a través de un sistema económico que mantenga el orden social. A día de hoy esto está en jaque porque la situación económica no se podrá mantener así durante mucho tiempo.

Hasta ahora a nosotros nos iba bien. Vivíamos en el famoso Estado de Bienestar en el que la gran parte de la población tenía acceso al consumo y quedaba fuera del sistema un 3-5% de los ciudadanos a los que se sacrificaba en beneficio del conjunto. Este sistema se sostenía en la explotación de los países periféricos, pero mirábamos hacia otro lado.

La globalización ha provocado exactamente lo contrario de lo que nos vendían las instituciones. Se suponía que permitiría que los países de la periferia ganasen capacidad de consumo y los países centrales se especializarían en innovación. Lo cierto es que ha provocado el empobrecimiento de todos los países en general, pero el enriquecimiento de una oligarquía que se mueve en legislaciones transnacionales y paraísos fiscales.

¿Es posible que con el discurso de reducir el paro sólo estemos perdiendo el tiempo? Puede ser que la única solución posible a corto plazo sea evitar la desigualdad a través de políticas fiscales agresivas contra el 1% más enriquecido y evitando la pobreza a través de otros mecanismos. Desde Economistas sin Fronteras proponen la Renta Básica y desde Izquierda Unida apuestan por el Trabajo Garantizado.

La situación financiera actual indica claramente que la solución que se ha tomado ante esta crisis (rescate financiero, intervención permanente de los bancos centrales, etc.) es claramente ineficaz y estamos rompiendo a la baja permanentemente todos los indicadores.

Además hay otra pregunta incómoda, ¿tiene sentido que vuelva a aumentar la economía productiva? Por un lado el planeta actualmente está colapsado, la contaminación ha llegado a puntos de no retorno y, por otro, la tecnología actual permite producir con mucha menos mano de obra. Aumentar los puestos de trabajo, implicaría un crecimiento de la producción que el planeta no podría soportar. La reforma laboral parece que está incluso orientada a desincentevar la productividad a base de precariedad. Si los trabajadores son cada vez más baratos no es tan necesario esforzarse en mejorar procesos, aumentar la calidad o invertir en innovación.

Con el incremento de la desigualdad se está dando una paradoja. Hace falta que aumente el consumo y hay mucha gente empobrecida sin las necesidades más básicas cubiertas. Cualquier dinero que circule hacia esas clases sociales volvería inmediatamente al “sistema”. Mientras que el dinero en manos de los bancos no llega a la economía real. Con el “helicopter money”, Draghi imprime cada mes 80.000 millones de euros para los bancos mientras, con la otra mano, pide recortes a los estados. La idea de “imprimir” dinero directamente para la ciudadanía es algo que se están planteando incluso algunos neoliberales vista la imposibilidad de “normalizar” la economía.

Lo que parece que está claro es que los que hablan de crear empleo sólo intentan ganar tiempo y mantener el status quo. Toca olvidarse del trabajo como el elemento de estructuración de las sociedades modernas. Hay que tomar medidas a corto plazo para evitar la sangría de la desigualdad y plantearnos otros futuros posibles en los que primen los criterios de sostenibilidad social y medioambiental. Porque es lógico, es justo y, básicamente, no queda otra ;)

A raíz de la presentación del programa económico de Podemos, se produjo un debate sensacional sobre todos estos temas, ya que el partido morado fue dejando en el tintero estas cuestiones para abrazar un discurso keynesiano. Este post de Arquitectura Contable cita muchos textos interesantísimos que trasladan estas ideas que no han llegado a salir a la superficie de los grandes medios.

0 comments