Mujeres serias

Ya no hay serie que se precie que no trabaje con cierta profundidad los roles de género. En este post me gustaría hacer un repaso a personajes femeninos que, no sé si son ejemplares del todo, pero sí ponen encima de la mesa los conflictos actuales.

Detrás de cada mujer liberada hay un hombre atormentado y, en ese juego, muchas series encuentran su filón tanto para hablar del cambio en ellas como para dejar claro que no está acompañado de un cambio en ellos.

Cameron y Donna – Halt and Catch Fire

La que para mí es la gran serie de 2014, Halt and Catch Fire, tiene como protagonista a un hombre, Joe (interpretado por Lee Pace). Sin embargo son Cameron (Mackenzie Davis) y Donna (Kerry Bishé) las que marcan la complejidad de la trama. La primera como una programadora procedente de la ética y filosofía hacker y la segunda como ingeniera y madre.

Halt and Catch Fire

Están enrocadas entre dos hombres con proyectos de vida marcados por las aspiraciones propias del macho capitalista. Al margen de la curiosa bisexualidad de Joe, ambos se encuadran en un yuppismo ochentero y un frikismo turbador bien trabajado. Las mujeres se hacen un hueco en la serie como parejas de ambos y como profesionales de altísimo nivel y van cobrando fuerza a medida que avanza la trama.

Halt and Catch Fire

Además de las habilidades de ellas para realizar su trabajo a excelente nivel, se visualiza cómo valores asociados al mundo femenino y doméstico se convierten en la alternativa al conflicto laboral masculino y su angustia permanente por resultar ser un ganador o un perdedor.

Ellas, alejadas de este absurdo, resuelven los problemas con mayor soltura, tienen más clara la perspectiva y se van convirtiendo en la base de los éxitos. Después los egos poyacéntricos van cargándose este trabajo.

Lenna Dunham – Girls

No hay recopilatorio de mujeres en series que no mencione a Hannah, la protagonista de la serie Girls. Pero en este caso la persona supera al personaje. Todavía no me explico cómo una chica de sólo 25 años fue capaz de vender una serie a HBO.

Lena-Dunham-Girls
La actriz, directora y guionista ha sido capaz de crear una serie que es un referente generacional poniendo sobre la mesa la precariedad y el amor en los tiempos hipsters. Todo con un ritmo y sinceridad excepcionales.

Megan – Mad Men

Cuando parecía que Mad Men no podría dar más de sí, apareció ella, Megan (Jessica Paré). Fue de menos a más hasta que ha puesto en jaque al mismísmo Don Draper. Es el contraste con Betty, la primera mujer del protagonista que se ubica dentro de un papel de ama de casa trastornada por el adulterio y alcoholismo de su “triunfador” marido.

Megan ubica la serie en el cambio de época y aporta a la última temporada un nuevo contexto donde Don se desdibuja.

mad-men-507-megan-draper

Con Mad Men y tantas otras series, parece que nos resulta mucho más fácil detectar y asumir los problemas de género cuando los vemos bajo la lupa de otra época. En los años 50 todo es mucho más evidente y es mucho más amable ser espectador de estas miserias.

Fiona Gallagher – Shameless

La hermana mayor de los Gallagher tiene el papelón de cuidar de sus hermanos en una familia desestructuradísima. Su madre está desaparecida y su padre es un alcohólico egoísta y destructivo.

fiona gallagher - shameless

El papel de Fiona (Emmy Rossum) habla de la pobreza en EE.UU. y es el testimonio de la lucha por hacerse un hueco en el mundo contra toda adversidad. Aunque su personaje convive con valores familiares algo tradicionales, Fiona muestra a la perfección el nuevo papel de mujer total imposible.

Es fácil retratar a mujeres de clase alta que trabajan y tienen hijos que se sostienen a través del afecto de las abuelas y los cuidados de una mujer latina a sueldo (estilo Alicia Forrick – en The Good Wife). Mucho más interesante dibujar personajes reales y próximos como Fiona. 

Por suerte, para alejarlo de todo este drama, Shameless toma constantemente forma de comedia y es algo que se agradece mucho.

Dr. Masters – Masters of sex

Esta serie está basada en una historia real, la de una pareja de científicos, el Dr. William Masters y Virginia Johnson, que estudian el comportamiento sexual. En esta investigación se visualizan los prejuicios sobre el sexo en las sociedad norteamericana en los años 50.

MASTERS OF SEX (Pilot)

Aunque las mujeres tienen papeles evidentemente importantes, en este caso me gustaría destacar el personaje masculino. Incrustado en esta nueva situación, responde de forma radical a las tensiones entre el mundo que está descubriendo y los roles clásicos de la masculinidad. Entre el recuerdo de una figura paterna horrenda, el rol de doctor y su paternidad inoperativa es la otra cara de la moneda.

Los Underwood – House of Cards

Si Frank (Kevin Spacey) sostiene uno de los principales títulos de estos últimos años, Claire Underwood (Robin Wright) es el otro gran pilar de House of Cards. Un personaje verdaderamente atípico que nos habla de innovaciones tanto en la feminidad como, principalmente, en las formas de pareja.

Claire Underwood - House of Cards

Se trata de un matrimonio estratégico, utilitario y sociofóbico que prioriza su éxito profesional sobre cualquier otro aspecto de la vida. Para ello, se mantienen internamente como un fortín. Son una pareja postmoderna con promiscuidad aceptada por las partes (pero secreta) y que no quiere tener hijos. Algo rompedor para el mundo de la televisión.

Una fórmula sorprendente de matrimonio a la que estoy buscando nombre. No sé si es una relación abierta, matrimonio de compañía como dice Hanna Rosin, poliamor o, sencillamente, un amor a lo House of Cards.

house of cards - matrimonio underwood

Es posible que los autores busquen que la pareja Underwood se perciba como extraña por el espectador (casi como cyborgs), evitar la empatía y darle un toque malvado. Pero me quedo con su maravillosa verosimilitud.

¿Y True Detective…?

true_detective_dead_body_rust_cohle_

[spoiler]
Y para generar un poquito de polémica, pongo un ejemplo de lo contrario. En el título más aclamado de este año, True Detective, la masculinidad está menos trabajada que en una película de vaqueros. Los papeles femeninos son planísimos. Se reducen a la atractiva esposa de uno que termina follándose al otro; la amante cachonda que enseña las tetas en cada polvo y cuerpos de buenorras que aparecen magullados en medio del campo. Muy buena serie, sí, pero en esto no aporta nada.

0 comments