Leyendo Inmobiliaria Matta-Clarck

Hace unos días decidí volver a ponerme Taburete como nombre de usuario en Twitter. Seguramente para intentar que todo vuelva a ser como un juego y experimentar con el medio, decidí aparcar un poco eso del personal branding. Al final, reducirse a uno mismo a una marca personal, me parece focalizar la personalidad a su dimensión más casposa. Me mola la idea de volver a afrontar estas cosas con un planteamiento más absurdo.

A raíz de esto buceé, por el que fue el segundo blog de Taburete (el que sigue alojado en ZEMOS98) y encontré una curiosa reflexión con fotomontajes de la que casi no me acordaba. Hablaba sobre la controversia que me supuso pasar, en pocos meses, de estudiar antropología social a currar en una agencia de marketing online.

colonia-porvenirs

Me sorprende, pero la tensión (aprendizaje) que describe el texto, todavía la sigo sintiendo a día de hoy. La que hay entre el mundo del marketing y lo social. En Concepto 05 hemos intentado unir estos territorios creo que con cierta dignidad, pero queda muchísimo por delante. Por eso mismo me ha encantado volver a leer este texto. Además mola ver cómo aquellas imágenes cobran un nuevo significado con la crisis y cómo todo lo que a aquel chaval le parecía un sinsentido, en realidad, lo era.

Empieza así:

Cuando uno sale de esa burbuja que es la universidad y se mete de golpe y plumazo en el mundo laboral, se lleva una buena sesión de golpes bajos que le impiden alzar la mirada y enterarse muy bien de todo lo que pasa.

Para los que, además, nos hemos movido por licenciaturas de espíritu social o humanista y hemos creído en determinadas cosas con mayor o menor convicción, las contradicciones resultan tan inquietantes como unas goteras a principios de otoño.

Cuando en la entrevista de trabajo dije sobre mí que tenía un “cierto toque artístico” (imposible ser menos asertivo) el hombre que me hacía las preguntas mostró una chisposa sonrisa ladeada e insistió: “Vamos, ¿que te consideras una persona creativa?” En ese momento intuí que la creatividad a la que él se refería era curiosamente la opuesta a la que yo trataba de describir. Obviamente respondí que sí porque quería ese puesto y, para mí sorpresa, un par de semanas más tarde el trabajo era mío.

Continúa leyendo >> Inmobiliaria Matta-Clark

P.D. El primer blog de Taburete ha desaparecido con el fin de La Coctelera. Lástima! Pero aprovecho para felicitar a ZEMOS98 por seguir, desde entonces, vivitos y alojando, que tiene un mérito infinito!

0 comments