Pomodoro. El divertido secreto de la productividad

Pomodoro es el nombre que se le da al típico cronómetro de cocina, con forma de tomate, que nos avisa de cuándo tenemos que sacar el cordero del horno para que no se nos queme. Pues atención, porque el pomodoro también guarda una curiosa relación con la productividad.

Algunos estudiosos de este tema indican que la concentración máxima de una persona se da en intervalos de 30-40 minutos y después decae. Podéis verlo en el gráfico siguiente:

Utilizando un temporizador para nuestras tareas podemos organizarnos de forma que trabajemos intensamente durante esos minutos y establecer descansos de 5 ó 10 minutos entre unas tareas y otras.

De esta forma:

  • Dividimos los proyectos en tareas cortas, más asumibles y, por lo tanto, mejora la motivación.
  • Nos obliga a descansar cada cierto tiempo, con lo que estamos más animados y somos más eficientes en cada una de las tareas.

Yo estoy encantado con esta curiosa aplicación que te organiza de forma sencilla los intervalos, te guarda un backlog y, lo más importante, te anima con frases como “well-done!!”

 

0 comments